El boleado

Boleado antes del reposo

  • Hay un boleado que se puede realizar entre la división y el reposo de las piezas, para dar fuerza a la masa y formarla para facilitar su carga automática en la cámara.Hay también el boleado después del reposo, para dar a las piezas su forma final, para producir bolas rústicas o cualquier tipo de pan en forma de bolas.
     
  • El boleado antes del reposo se hace principalmente con 3 tipos de máquinas.
     
  • Las tejas del previo boleado en las cintas de las divisoras automáticas. Tienen la ventaja de no ser demasiado voluminosas porque se incorporan en la divisora. El boleado puede ser más o menos apretado en función de las regulaciones. Las piezas salen en la cinta de la divisora y son redondas cuando entran en contacto con la teja de boleado encima.
  • Las boleadoras con cintas cuentan 2 cintas que giran en direcciones opuestas. La cinta que empuja las piezas hacia la salida es un poco más rápida que la cinta que gira en la dirección opuesta. Estas boleadoras tienen el inconveniente de ser bastante voluminosas y de modelar las piezas en forma de peras más que de bolas lo que, luego, no facilita la regularidad del alargamiento en la formadora.
  • Las boleadoras cónicas consisten en hacer girar las piezas entre un cono y unos canales. Existen boleadoras cónicas con canales fijos y otros con canales regulables. Las boleadoras con canales fijos son más ahorradores. Sin embargo, las gamas son más limitadas con respecto al peso de las piezas. Las boleadoras con canales ajustables tienen una amplitud muy grande entre los pesos mínimos y los pesos máximos que pueden aceptar. Existen también boleadoras con canales regulables permitiendo pasar de un dicho peso hasta otro de manera centralizada en vez de regular los canales uno por uno. Eso permite ahorrar tiempo y evita cualquier error del operador.

El boleado después del reposo se hace principalmente con 2 tipos de máquinas
 

  • Las boleadoras cónicas pueden utilizarse antes del reposo y al salir de la cámara automática. Se adaptan bien a las masas duras o pegajosas como las masas a base de centeno, pero bastante desaconsejables para el boleado final.
     
  • Las boleadoras excéntricas son, con más frecuencia, preferidas para el boleado final de las piezas porque respetan más la masa, en particular las masas flexibles, frágiles de las cuales el panadero quiere conservar una estructura alveolar bien desarrollada. Su funcionamiento es muy similar a los gestos manuales del panadero cuando bolea las piezas. Existen diferentes modelos con diámetros más o menos grandes, para dar más o menos de sujeción y aceptar velocidades más o menos elevadas.